Imagen
"Los Elementales de la Naturaleza"
   
El Edén de Gerónimo
Hadas
Elfos
Gnomos
Duendes
"Los Elementales de la Naturaleza"
Ninfas, Hadas y Elfos de Agua Dulce
Reiki
Reflexologia
Masaje Metamorfico
Masoterapia
Metafisica
Aromaterapia
Radiestesia
Productos
EL REINO SE DIVIDE EN CUATRO GRUPOS
ESPÍRITUS DE LA TIERRA
Tierra: Es el mas denso de todos los elementos. Representa el invierno y la noche.
*Duendes
*Gnomos
*Trolls
Características de los espíritus de la tierra

*Color: Verde
*Energía: Receptiva.
*Metales: Hierro.
*Estación: Invierno
*Dirección: Norte
*Tiempo: Noche.
ESPÍRITUS DEL AGUA
Agua: Es el elemento de la curación, de lo psíquico y del amor. El agua es amor, purifica y limpia. Representa el otoño y el crepúsculo. Debajo de los lagos y mares hay inmensas ciudades y reinos de ninfas y duendes del agua. El agua es gobernada por las Ondinas, criaturas mitológicas del agua.
*Ninfas
*Sirenas
*Duendes del Agua
Características de los espíritus del Agua

*Color: azul.
*Energía: Receptiva.
*Metales: Mercurio, Plata y Cobre.
*Estación: Otoño.
*Dirección: Oeste.
*Tiempo: Crepúsculo
ESPÍRITUS DEL FUEGO
Fuego: Es el elemento tanto de la Creación como de la Destrucción. Así como el fuego destruye árboles, nueva vida puede crecer en su lugar.Representa el verano y al pleno mediodía. Es el reino de la Salamandra legendaria o lagarto de fuego.La salamandra nos dice que todas las cosas son posible con un poco de imaginación y coraje.
*Salamandras
Características de los espíritus del Fuego

*Color: Rojo.
*Tipo de energía: Proyectiva.
*Metales: Oro y Latón
*Estación: Verano.
*Dirección: Sur
*Tiempo: Mediodia
ESPÍRITUS DEL AIRE
Aire: Es el elemento de la inteligencia, de la mente. Representa la primavera y el Alba. Está habitado por Sílfides,que a veces aparecen como mariposas.
*Sílfides
Características de los espíritus del Aire

*Color: Amarillo.
*Tipo de energía: Proyectiva.
*Metales: Estaño, Cobre.
*Estación: Primavera.
*Dirección: Este.
*Tiempo: Alba.
 
Trolls
Se cree que durante la Primera Edad de las Estrellas, en los profundos pozos de Angband, Melkor el Enemigo crió una raza de gigantes crueles que eran feroces y fuertes, pero sin inteligencia. Estos gigantes de negra sangre fueron llamados trolls, y durante dos Edades de las Estrellas cometieron todos los actos malvados que su escasa inteligencia les permitió. Se dice que los trolls fueron criados por Melkor porque deseaba tener una raza tan poderosa como la de los gigantes Ents, los Pastores de Árboles. Los trolls doblaban en estatura y corpulencia a los hombres más grandes y tenían una piel verde y escamosa que era como una armadura.
imagen
Eran duros y resistentes como la roca, pero en la brujería que les dio origen hubo un fallo fatal: temían a la luz. El sortilegio de su creación se realizó en la oscuridad y, si la luz caía sobre ellos, era como si el sortilegio se rompiera y la coraza de su piel crecía hacia adentro. Sus entidades malignas y sin alma eran aplastadas y se convertían en piedra muerta. La estupidez de los trolls era tan grande que muchos no podían ni siquiera aprender a hablar, mientras que otros tan sólo sabían los rudimentos de la Lengua Negra o el dialecto de los Orcos.

Aunque todo su poder a menudo no servía de nada absolutamente contra alguien listo e inteligente, los trolls eran temidos y con razón en las cavernas montañosas y en los bosques sombríos. Lo que más deseaban era una dieta de carne cruda. Mataban por placer, y sin razón aparente -a no ser una avaricia sin fines concretos- almacenaban tesoros que robaban a sus víctimas. Pero se cuenta que Melkor no estaba satisfecho con la maldad de aquellos siervos y buscó un mejor uso para su gran fuerza. Fue así como crió trolls de gran astucia y agilidad, que podían resistir la luz del sol. A éstos los llamó Olog-hai, y fueron grandes criaturas con la capacidad mental de un humano malvado.
imagen
Tenían como dominio las tempestades, el trueno, los hielos y todo espacio abismal. Hay gigantes en el fuego y en las aguas. Al igual que los otros elementales, también metamorfosean su forma, y en esta habilidad el gigante Fafnir es el más conocido, pues cuenta la leyenda que se transformó en dragón para proteger su tesoro.
Ninfas
Son divinidades menores femeninas que habitan el campo, los bosques y las aguas. Personifican la fecundidad de la naturaleza. Habitan en grutas y frecuentemente forman parte del cortejo de alguna diosa como Artemis. Existen ninfas de diversas categorías, según habiten en los bosques, fuentes o el mar. Intervienen en numerosas leyendas y tienen amores con dioses y mortales aunque sus amantes ordinarios son los espíritus masculinos de la naturaleza como los sátiros o el dios Pan.
imagen
Para los antiguos griegos, las ninfas eran los espíritus elementales del agua. Ellos dieron nombre a todas las razas de ninfas:

-Oceánidas y Nereidas, para las ninfas marinas, verdaderas antepasadas de las sirenas;
-Náyades, Creneas y Pegeas, las ninfas de las fuentes;
-Potamides, las ninfas de los ríos;
-Limnades, las de los lagos.
Pero claro, el agua está presente en todo lo que nos rodea, y los sabios pronto se dieron cuenta de que habitaban ninfas del agua en muchos otros lugares. Y también hubo que buscar nombres para ellas. Al grupo de las ninfas de las aguas las llamaron Efidríades, y luego nombraron Uranias a las ninfas del cielo y Epigeas las de la tierra. Estas últimas se dividían en:

-Oréades, ninfas de las montañas;
-Napeas y Auloníades, ninfas de los valles;
-Melíades, ninfas de los prados;
-Dríades y Hamadríades, ninfas de los bosques;
-Corícides, ninfas de las cuevas.
Sirenas
Innumerables son los habitantes de las aguas, especies animales y vegetales aún desconocidas, y lo mismo ocurre con seres feéricos y legendarios. Las sirenas son, entre ellos, los más conocidos. Les siguen en popularidad las ondinas y las ninfas.

Quizás algunos hayan oído hablar de las mujeres-foca, de las hadas lavanderas o de las náyades.

Las sirenas eran el equivalente a las ninfas pero en el mar pues residían en la zona de Sicilia cerca del cabo Pelore. Sus padres fueron Calíope y el río Aquelao, según unas versiones y Forcis o Gea, según otras. El número exacto de ellas no está totalmente claro, hay quien afirma que eran tres, pero también se dice que fueron cinco e, incluso ocho.

imagen
El cuerpo de las sirenas, a pesar de que vivían en los océanos y de lo que tradicionalmente se ha representado, estaba formado por un cuerpo de ave y un rostro de mujer, por lo tanto, no tenían aletas, sino alas. Las sirenas detentaban una voz de inmensa dulzura y musicalidad y se prodigaban en cantos cada vez que un barco se les acercaba, por lo que los marineros, encantados por sus sonidos, cuando no podían huir de ellas se arrojaban al mar para oírlas mejor pereciendo irremediablemente. Sin embargo, si un hombre era capaz de oírlas sin sentirse atraído por ellas una de las sirenas debería morir. Fue esto lo que propició el héroe Odiseo, más conocido como Ulises. Cuando Odiseo estaba viajando en barco en una de sus muchas hazañas halló a las sirenas y para evitar su influjo ordenó a sus tripulantes, según consejo de Circe, que se taparan los oídos con cera para no poder escucharlas mientras que él se ató al mástil del barco con los oídos descubiertos. De esta forma, ninguno de sus marineros sufrió daño porque no oyeron música alguna mientras que Odiseo, a pesar de que había implorado una y otra vez que lo soltaran se mantuvo junto al poste y pudo deleitarse con su música sin peligro alguno. En consecuencia, una de las sirenas tuvo que perecer y esta suerte le sobrevino a la sirena llamada Parténope. Una vez muerta las olas la lanzaron hasta la playa y allí fue enterrada con múltiples honores. En su sepulcro se instaló después un templo. El templo se convirtió en pueblo, y finalmente el lugar donde fue enterrada esta sirena se transformó en la próspera Nápoles, llamada antiguamente Parténope. También existe otra leyenda acerca de las sirenas que afirma que los Argonautas también sobrevivieron a su influjo porque Orfeo, que les acompañaba, cantó tan maravillosamente que anuló completamente su seductora voz.



EL ORIGEN DE LAS SIRENAS

Difícil es dilucidar el verdadero origen de las sirenas. Dejando a un lado a las antiguas sirenas con forma de mujeres-ave, se dice que la primera mujer-pez conocida fue Atargatis, la diosa de la luna, protectora de la fecundidad y el amor. Atargatis, perseguida por Mopsos, se sumergió en el lago Ascalón con su hijo, y se salvó gracias a su cola de pez. Esta leyenda se confunde con la de la diosa siria Derceto, que también se arrojó a las aguas del mismo lago, después de matar a uno de sus sacerdotes y abandonar a la hija de ambos en el desierto. Derceto recibió la cola de pez como símbolo de su pecado, y su hija, criada por las palomas, se convirtió en Semíramis, reina de Babilonia.

También puede encontrarse una semejanza con las sirenas en la diosa Afrodita, hija del semen de Zeus convertido en espuma de mar, que fue diosa del amor y protectora de los marinos. Su espejo ha sido heredado por toda la estirpe de sirenas.

Para buena parte de los sabios griegos, sin embargo, las sirenas tienen por padre a Aqueloo, un río personificado en figura de hombre con cola de pez. En cuanto a la madre, la confusión crece: puede ser la diosa de la memoria, o alguna de sus hijas, las musas. Quizá las sirenas sean hijas de la Elocuencia, de la Danza, de laTragedia o de la Música. Hasta podrían ser hijas de Ceto, la ballena.

Salamandras
Llamadas hadas del fuego, pues dirigen a este elemento. Son conocidas también como Farisilles o Shallones.
imagen
Hay diversas categorías de Salamandras: Farrallis, que son los que elaboran los planes de trabajo. Aspiretes, que ejecutan los proyectos de los Farrallis. Hiarrus, que supervisan las tareas de los dos primeros, y Ra-Arus, que gobiernan el mundo del fuego.

imagen
Sílfides
Las sílfides son semihumanas voladoras de gran belleza. Están emparentadas con las dríadas y las ninfas.

Físicamente, una sílfide tiene la apariencia de una elfa o una humana, muy bella y de rasgos delicados. Tiene alas de libélula y son transparentes o con manchas iridiscentes. Sus cabellos son largos y del color típico de una humana, aunque también pueden ser azules, verdes o violetas.
Son seres neutrales, de carácter amigable. Mantienen el aspecto juvenil durante toda su vida. Hablan en un lenguaje musical, propio de los seres mágicos con los que están emparentadas.


imagen
Las sílfides habitan en las alturas, ya sea en las montañas o en las copas de altos árboles. Rara vez se las ve en tierra firme. Construyen sus nidos individuales en las laderas de las montañas, o tallados en los árboles.
Una sílfide tiene capacidad de levitar innatamente. Su ágil vuelo es comparable al de pocos seres. Puede volar y moverse libremente, las alas sólo le sirven para coger impulso. Sin embargo, esta capacidad de levitar es de carácter mágico. Si se les lanza un conjuro antimagia no pueden volar.
Las sílfides tienen otras muchas habilidades mágicas, como la de hacerse visible o invisible a voluntad, y la de invocar elementales del aire.
imagen
Se dice que las sílfides pueden tener descendencia con humanos o elfos. Una vez que la sílfide deposita un único huevo perlino, invoca a un elemental del aire para que proteja y dé calor al huevo hasta el momento de su eclosión. Las pequeñas sílfides tienen el aspecto de una niña humana, pero con dos pequeñas alitas. Estas pequeñas sílfides pueden alcanzar el ágil vuelo a partir de los 10 años de estar materializadas.